Mantenimiento de válvulas de control

El pasado mes de marzo, 6 de nuestros técnicos llevaron a cabo el mantenimiento de 20 válvulas de control instaladas en el circuito de hidrogeno de una planta que produce agua oxigenada.

El mantenimiento preventivo de este tipo de válvulas es muy importante ya que se utilizan para tener un control del flujo de fluido de las líneas.

En este caso la reparación fue a válvulas de dos vías, que son empleadas cuando la presión del flujo es baja. Este tipo de válvulas se caracterizan por trabajar con un único sentido de flujo. Además precisan tener un gran actuador para que el obturador realice un cierre correcto en contra de la presión que recibe del proceso.

Válvula de control de dos vías
Válvula de control de dos vías

La válvula de control tiene el dominio del caudal, por lo que influye directamente en las variables del proceso como: la presión, la temperatura y el nivel.

Proceso de trabajo en válvulas de control

Para realizar el mantenimiento de dichas válvulas se procedió a su desmontaje y extracción de la línea, y se trasladaron al taller mecánico. Allí nuestros técnicos procedieron al despiece y verificación de los componentes de esta.

La limpieza en profundidad y la comprobación de los componentes es vital para el correcto funcionamiento de la válvula. En este caso se procedió a la sustitución de todas las partes blandas de la válvula (juntas tóricas, asientos de teflón…) que evitan posibles fugas. Además se sustituyeron los muelles, que debido a la presión a la que se someten, sufren un desgaste importante perdiendo tensión y fuerza de empuje.

Una vez se sustituyen las piezas procedemos al montaje de la válvula, lubricando sus componentes internos con vaselina y grasa anti-gripaje para las tuercas. Tras ello realizamos la calibración mecánica empleando aire a presión para comprobar la carrera, y regulamos el vástago para obtener el cierre correcto de los asientos.

Válvula de control

Después se lleva a cabo el ajuste del posicionador, que envía la señal al actuador de la válvula. De tal forma que esté sincronizado con la calibración mecánica.

Una vez terminadas, los técnicos las trasladaron de nuevo a la línea y se procedió al montaje. La válvula queda así lista para su funcionamiento una vez iniciada la puesta en marcha de la planta.

Equipo técnico instalando las válvulas en su línea
Equipo técnico instalando las válvulas en su línea

Beneficios

Este tipo de mantenimiento preventivo nos permite prever un mal funcionamiento del equipo y perdidas de producción en la línea. Esto se debe a que se comprueban y sustituyen las partes que puedan sufrir un mayor desgaste.

Además de ser una mejora que evita perdidas a largo plazo, reduce las incidencias en los equipos y reduce los accidentes laborales provocados por un equipo en mal estado.

Category
Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.