Válvula de control

Mantenimiento de válvulas, garantía de fiabilidad

Las válvulas son el corazón de los sistemas implicados en el funcionamiento de una planta. Habitualmente una instalación industrial cuenta con cientos, o incluso miles de válvulas operativas. La desatención puede ocasionar retrasos o problemas de calidad, y vulnerar una máxima de cualquier compañía, la seguridad. Para evitarlo es aconsejable elaborar un calendario de mantenimiento de válvulas.

Existen varios criterios que deben considerarse para prolongar la vida útil de las válvulas: la correcta elección del equipo según su destino, una instalación adecuada y el mantenimiento recurrente.

Importancia de las válvulas en la instalación

Una válvula es un dispositivo mecanizado para la regulación de caudales en una red de tuberías. Permite interrumpir o habilitar el flujo, impide el retorno del mismo y limita a la par que mitiga la presión. Además, cuando surge una emergencia, la función de la válvula es primordial puesto que bloquea el caudal, lo que impide la alimentación del peligro.

Es importante conocer la delicadeza de estos equipos. Una válvula nueva puede llegar a sufrir daños antes incluso de su montaje en línea. Por ejemplo, debido a un mal almacenamiento, o a un medio de transporte inadecuado que dañe los sellos internos de la misma. Estos factores evidencian el trato de atención minuciosa que debemos prestar a las válvulas.

Válvulas operativas en instalación

Mantenimiento como garantía de fiabilidad

El adecuado mantenimiento de las válvulas impulsa el rédito económico para cadena de valor de la compañía. La necesidad de sustitución de una válvula genera elevados costes.

Costes directos: mano de obra para el desmontaje y posterior instalación del nuevo equipo, y los gastos por la adquisición de la unidad sustituida.

Costes indirectos: detención de la producción por tiempo indeterminado y pérdida de producto para el vaciado de la linea.

El mantenimiento y supervisión frecuentes de las válvulas reducen los periodos de inactividad de la instalación, y aumentan la calidad y el rendimiento de la producción. Con todo ello se otorga eficiencia y seguridad al lugar de trabajo.

Mantenimiento de válvulas operativas

Se trata de un servicio preventivo y correctivo que se realiza en válvulas activas en la instalación, sin tener que recurrir a la parada de la planta en su integridad. Es una opción de mantenimiento que reduce costes, tanto por pérdida de producción, como por la puesta en marcha de la planta. 

Un valor diferencial de este tipo de mantenimiento es la inmediatez de reacción sobre un equipo que presenta fugas. Esto reduce la exposición de los trabajadores a lesiones y daños ocasionados por dichos desperfectos.

En Reyco para realizar un mantenimiento preventivo in-situ utilizamos nuestro equipo portátil, el hydroset, que nos permite comprobar si la válvula dispara a su presión de tarado y que cumple con las exigencias del servicio del cliente.
En caso de no ser favorable la prueba de tarado con hydroset, nuestro equipo técnico realiza el mantenimiento correctivo para reparar y devolver a la linea de servicio la válvula en perfectas condiciones.

Category
Tags

One response

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.